Portada | Contacto
Búsqueda Avanzada
Qué es Cucaicor Autoridades ESitios de Interes Galería de Fotos Contacto
Area Médica
Area Educación
Deportes y Transplante
Novedades
Historias  de Vida
Prensa
Galeria de Fotos
Doni, la Mascota
Donacion de Médula
CUCAICOR
(03783) 431512
(03783) 421182
Dr. Angel Piacenza
(03783) 15563627
Lic. Víctor Hugo
Benítez
(03783) 15324831
Dr. José Cialzeta
(03783) 15635097
Lic. Prof. Susana
María Chercasky
(03783) 15406908
cucaicor@cucaicor.com.ar cucaicor@ciudad.com.ar
Area Educación
RecomendarImprimir  
Operativo de Donacion, ablacion y Trasplante de organos y tejidos

Programa Provincial de Educación

“Donar Órganos… un Derecho de Todos”

Construyendo la PEDAGOGÍA DE LA ESPERANZA


Prof. Lic. Susana María Chercasky
Coordinadora de Educación y Comunicación de C.U.C.A.I.COR


Las fuentes consultadas aquí fueron www.incucai.gov.ar y www.cucaicor.com.ar

1.- Fallecimiento

El proceso comienza con un llamado telefónico de un médico de cualquier hospital o centro de salud, público o privado, quién, habiendo constatado el fallecimiento de un paciente, se comunica con el INCUCAI o con la Jurisdicción (CUCAICOR) para informar la existencia de un posible donante.

La familia también puede comunicar, a su médico de cabecera, al INCUCAI o a la Jurisdicción (CUCAICOR), la voluntad de donación de su ser querido.

La familia también puede comunicar, a su médico de cabecera, al INCUCAI o a la Jurisdicción (CUCAICOR), la voluntad de donación de su ser querido.

Recibida la comunicación, el equipo responsable del Organismo inicia la evaluación del posible Donante para determinar si sus órganos y tejidos son aptos para la donación, y su posterior asignación entre los pacientes en lista de espera.

2.- Entrevista familiar

Confirmada la posibilidad de la donación, el médico se acerca a la familia para informarles al respecto de la situación y obtener su consentimiento a la donación.

La familia es quién debe informar si la persona fallecida había decidido en vida ser donante o no. Si la persona no expresó su voluntad en vida se le ofrece la posibilidad de donar los órganos del familiar fallecido.

Esta solicitud de participación y consentimiento de la familia para la donación de órganos ocurre en un marco de una situación de mucho respeto y contención ante el dolor.

La mayoría de las familias optan por dar su consentimiento rápidamente cuando la persona fallecida había optado en vida ser donante. Si esta decisión no es conocida por los miembros de la familia se producen naturales situaciones de inseguridad y duda que pueden resolverse con la aceptación o la negativa a la donación.

3.- CONSERVACIÓN DEL CUERPO Y MANTENIMIENTO HEMODINÁMICO

Durante este proceso, el médico de cuidados intensivos o los Coordinadores Hospitalarios del Organismo Jurisdiccional (CUCAICOR), llevan a cabo el mantenimiento hemodinámico, que es el cuidado de los órganos en condiciones óptimas para poder concretar la donación, la ablación y asegurar el éxito del trasplante.

                            

4.- Distribución de órganos

Existe una Lista de Espera Única en todo el país, centralizada a través del sistema informático del INCUCAI y permanentemente actualizada.

Durante el proceso de mantenimiento del cuerpo y de los órganos de la persona fallecida, los equipos médicos del Organismo responsable del operativo (CUCAICOR) inician, luego de haber obtenido el consentimiento de la familia, el proceso de distribución de los órganos y tejidos. Para ello, extraen del cuerpo una muestra de sangre que envían a analizar a fin de determinar los receptores más compatibles.

Los órganos se asignan de acuerdo a criterios específicos, uniformes en todo el país, que toman en cuenta la compatibilidad biológica entre donante y receptor, la antigüedad en lista de espera y el grado de urgencia del receptor, entre otros. Este sistema asegura que los órganos donados se distribuyan priorizando a los que estén en situación más crítica y a los que posean las características más similares al donante (compatibilidad), garantizando igualdad de oportunidades.

5.- Ablación de órganos y tejidos

Es el acto médico, la intervención quirúrgica, a través de la cuál los distintos equipos médicos especializados extraen, del cuerpo del donante, los órganos y tejidos que se encuentran en condiciones óptimas para trasplante.

La ablación se realiza en el mismo lugar donde se produjo el deceso de la persona. Finalizada la misma el cuerpo es entregado a la familia, el cual ha sido tratado con suma consideración y profundo respeto sin alterar su apariencia.

6.- Traslado de los órganos y tejidos a los centros de trasplante

El traslado de los órganos y tejidos se realiza en perfecto estado de asepsia y en medios de conservación que aseguran la viabilidad de los mismos.

El tiempo es oro. Los órganos pueden mantenerse en condiciones óptimas a 4º C por períodos breves: desde 4 horas hasta 24 horas, dependiendo del tipo de órgano.

Los receptores, las personas enfermas que recibirán los órganos y tejidos a través del trasplante, junto a cada equipo médico que corresponda, se preparan para recibirlos en los diferentes centros de trasplante.

Cada donante puede salvar varias vidas y mejorar la calidad de vida muchas otras personas. Nueve personas pueden favorecerse con un (1) solo donante: un riñón para una persona (1), el otro riñón para otra persona (2), el corazón salva una vida (3), el hígado segmentado salva la vida de dos personas (5), los pulmones salvan la vida de otras dos personas (7) y las córneas recuperan a dos personas con discapacidad visual (9).

Solo 4 de cada 1000 defunciones serán aptas como donantes de órganos dependiendo de la causa de la muerte y la edad. Muchos más podrán ser donantes de tejidos.

Un operativo de trasplante es una carrera contra reloj en la que pueden llegar a intervenir hasta 150 profesionales que asumen el compromiso de concretar la esperanza de vida de los pacientes en lista de espera. Ese esfuerzo se construye con el aporte de cada uno de estos especialistas que intervienen en el proceso.

7.- Trasplantes

Los receptores son personas enfermas que sólo pueden salir del estado de enfermedad o de discapacidad en el que se encuentran a través de un trasplante.

Cada receptor compatible o en estado de emergencia nacional recibe el comunicado de su médico informándole que debe prepararse para recibir el trasplante. Es una llamada muy esperada y que otorga una nueva oportunidad.

Conforme cada caso y el lugar donde habite cada persona, deberá ultimar los detalles de su traslado urgente hacia el centro de trasplante. Es indispensable que el receptor se encuentre en muy buen estado de salud general, independientemente de la enfermedad que demanda el trasplante, para poder enfrentar la situación quirúrgica del trasplante propiamente dicho.

Los posibles trasplantes son: trasplante renal, trasplante hepático (hígado), trasplante cardíaco, trasplante pulmonar, trasplante de válvulas cardíacas, trasplante de córneas, trasplante de páncreas, trasplante de intestino, trasplante de huesos y trasplante de piel. Los cuatro últimos trasplantes mencionados son los menos practicados en la Argentina.

La decisión de ser donante es libre y personal, es un ejemplo de solidaridadante la comunidad. Un donante puede salvar varias vidas, dándole a cada uno de los receptores una segunda oportunidad.


Documento sin título
Campaña “Elegí ser Donante. Vota por la Vida” - Mesas Solidarias y reparto de Folletos

Campaña "Elegí ser Donante. Vota por la Vida"

Campaña “Elegí ser Donante. Vota por la Vida” - Mesas Solidarias y reparto de Folletos

 


2006 - CUCAICOR - Todos los derechos reservados